lunes, junio 21Propuestas EC - Portal de noticias

El comercio electrónico se afianzó, pero las empresas tienen desafíos pendientes para atraer clientes

Los medios de pago electrónicos tuvieron un repunte durante esta pandemia por el COVID-19. Cortesía

Este segundo semestre Sokko Store entró al ecosistema digital. La tienda online ecuatoriana comenzó a vender más de 200 productos en 20 categorías: telefonía celular, accesorios para gamers, artículos de audio y video, entre otros.

Sus creadores decidieron incursionar con esta plataforma digital en un año de oportunidades para el comercio electrónico, que aceleró su crecimiento en Ecuador en medio del confinamiento al que se sometió a la población por la pandemia del COVID-19.

Ibai Fernández, project manager de Sokko Store, cree que este escenario que generó la pandemia parece que sirvió para “hacer calar en el consciente colectivo la utilidad y la practicidad del comercio electrónico” a nivel de proveedores y de usuarios.

Ecuador vio este año surgir nuevos emprendimientos digitales y comercios tradicionales que reforzaron sus canales online para poder vender sus productos ante la imposibilidad de atender normalmente en sus locales, por aforos limitados.

La Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico (CECE) establece que este año hubo un aumento del 800 % en visitas a los sitios web y ventas cercanas a los $ 2.300 millones, lo que supone un crecimiento de $ 700 millones (43,75 %) frente al año pasado. Para el 2021 se estima un crecimiento no menor a un doble dígito.

Leonardo Ottati, director de la CEE, señala que las categorías con mejor desempeño en este año fueron alimentos e higiene, computación, electrodomésticos, moda y belleza, educación, pagos online y telefonía celular.

Los datos que manejan los sistemas de medios de pago concuerdan con lo que ocurrió en esos sectores. Dentro de las transacciones que registró PayPhone, un método de pago en línea, el 30% corresponde a supermercado y tiendas de insumos de primera necesidad, el 28 % a alimentos listos para el consumo, el 11 % a servicios (con mayor relevancia en educación y salud) y el 31 % restante corresponde a pequeños establecimientos y profesionales independientes.

Juan José Espinoza, gerente general de PayPhone, indica que no solo las grandes empresas aceleraron su transformación digital, sino que también impulsó este proceso en los pequeños emprendedores, que ahora se benefician de innumerables posibilidades que ofrecen las diferentes plataformas en línea para comprar, pagar o hacer transferencias.

Los retail que ya venían incursionando en plataformas de e-comnerce tuvieron este año un desempeño bueno en ese canal. Jefferson Malquin, jefe de e-commerce de Etafashion, señala que el sitio web de ellos ha sido desde su inicio un canal de alta relevancia para la empresa, pero este 2020 fue cuando más protagonismo ha tenido considerando los nuevos hábitos de consumo de los clientes desde la pandemia.

“Estamos cerrando el año con crecimientos que superan el 30 %. Crecimos el 36%, teniendo la curva más pronunciada en los meses de mayo, junio y julio”, dice Malquin.

Un estudio de la CEE y el Observatorio de Comercio Electrónico de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES) determina que categorías que históricamente mostraban un crecimiento más lento en cuanto a las compras de canales digitales, como alimentos y medicamentos, se vieron impulsadas por el contexto actual.

Silvana Dakduk, investigadora asociada al Observatorio de Comercio Electrónico de la UEES, explica que la coyuntura del COVID-19 ejerce un efecto importante en los patrones de cambio de las categorías más o menos adquiridas por medios no presenciales.

No obstante, agrega, la tendencia global lo que ha venido indicando es que esta situación ha generado la oportunidad de experimentar con nuevas categorías y en vista de la prolongación de la pandemia se estima que muchas de ellas permanezcan.

Uno de los desafíos que aún quedan por superar es el temor que todavía siente parte de la población ecuatoriana para hacer compras por canales electrónicos, por la seguridad con las tarjetas de crédito, las dudas en los tiempos de entrega o miedo a ser estafado.

Fernández indica que las reticencias son muchas y todavía hay por hacer tanto a nivel de la confianza que los usuarios manifiestan en relación con el e-commerce como por parte de los propios proveedores.

“Muchos proveedores no entienden los beneficios que implica el e-commerce tanto para ellos como para sus clientes”, refiere.

Los especialistas señalan que el salto a una página web es solo un paso y no implica una transformación digital.

Dakduk afirma que las empresas deben trabajar en el relacionamiento con los clientes, posicionamiento de marca y esos son aspectos que se deben intentar saldar con una estrategia digital más integral y alineada. (I)

Transacciones crecieron en canales digitales de la banca

Durante la pandemia la banca experimentó un crecimiento en el uso de canales digitales.

Según la Asobanca, las transacciones realizadas a través de canales digitales tuvieron un incremento del 26 % el primer semestre del 2020.

La mayor parte de los bancos creó o actualizó sus herramientas digitales.

El Banco Internacional, por ejemplo, señala que en los últimos meses registró un incremento del 45 % en usuarios que optaron por usar este tipo de canales, logrando que las transacciones aumenten 70 %.

Las transferencias fueron las transacciones de mayor crecimiento con un aumento del 80 %, seguidas de pagos de servicios, que se incrementaron 50 % en ese banco, institución que en la pandemia realizó la presentación de una nueva versión de banca móvil. (I)

Fuente: eluniverso.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: