lunes, junio 21Propuestas EC - Portal de noticias

Muertos sin identificar después de un año sin esperanza de reconocimiento

Ha pasado más de un año desde el pico de la pandemia del coronavirus en Guayaquil. Todavía hay episodios que no se cierran. Los contenedores son el monumento a un triste capítulo, el de los cuerpos sin identificar. 

Muertos sin identificar

En total fueron 221 cadáveres que fueron almacenados, pero luego de un año de fuerte trabajo por parte de los forenses, 159 de ellos han sido identificados. El restante, de 62 cuerpos y cuatro urnas con cenizas, todavía sigue como NN. 

El laboratorio de Medicina Legal ha realizado diferentes procesos para lograr una identificación de los cuerpos. Ha tenido éxito con más de la mitad. Sin embargo, con el restante, todavía reposan en los mismos contenedores en las afueras de sus instalaciones. 

Dichos contenedores llegaron luego de apilar cadáveres de los hospitales del Guasmo, Teodoro Maldonado Carbo y Los Ceibos. Todos están bajo custodio policial y ordenados con número de serie. Este es resultado del mal manejo de los cadáveres en pleno pico de la pandemia. 

Los cadáveres eran colocados en dichos contenedores, pero por negligencia los cuerpos perdían su identificación o se los entregaba por equivocación a otros familiares distintos al del fallecido. En la actualidad se mantienen acciones legales por dicho tema. La responsable del Servicio Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Fabiola Robalino, explicó a los medios que dichos cuerpos y urnas siguen sin ser reclamados.

Lea también: Ecuador, Perú y Bolivia mantienen elecciones en medio de la COVID-19

Indica que agotaron recursos para identificarlos y que necesitan muestras de ADN. “Ya tenemos en una base de datos el perfil biológico y la muestra de ADN subida al sistema, pero los familiares que han venido no han coincidido con los restos”, acotó. 

En un comienzo, se recolectaban las huellas dactilares de los fallecidos. Bajo ese mecanismo apenas se identificaron a 14 de 221 cadáveres, la mayoría ya se encontraba en avanzado estado de putrefacción.

De tal manera se tuvo que aplicar otras técnicas. Tres expertos en antropología, parte del servicio de Medicina Legal, identificaron 95 cuerpos por características físicas morfológicas de cada cadáver, como sexo, edad, peso, tatuajes, ropa, color de piel, prótesis dentales, etc. 

Lea también: Médicos piden cuarentena mientras Alcaldesa de Guayaquil viaja

El siguiente paso era la prueba de ADN, un proceso más complejo porque requería la orden de fiscalía para tomar la muestra a los familiares. Al comparar perfiles genéticos se consiguieron 51 casos más donde los casos coincidían. Sin embargo, todavía existen 62 cuerpos abandonados, que no tienen muestra de familiares para comparar. 

En el caso de las cenizas, estas corresponden a aquellos casos donde los familiares habían recibido urnas, pero luego identificaron a sus fallecidos en la morgue. Para estos cuadros se requiere de un proceso de identificación con ADN mitocondrial, pero este proceso requiere de coordinación con laboratorios internacionales.

Fuente: Revista Vistazo

Revisa nuestras redes sociales para conectarte a nuestro programa. Transmitimos en vivo desde las 8 PM en FacebookYouTubeTwitter e Instagram.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: